EL ARCA

La gente camina sin rumbo
por las calles,
sin ir a ningún lugar,
sin venir de ningún lugar,
como palabras en las páginas
de una vieja Biblia.

Mientras un hombre de brazos fuertes
continúa dando martillazos
en mitad de la plaza,
construye un barco
con el que sacarnos de aquí
si empieza a llover.