BAJAMAR

El sol deja entrever algunas ideas,
su paso decidido hacia cualquier parte
antes de volver a empezar.

Las nubes hacen esfuerzos
por parecer únicamente nubes,
y no esos elefantes cansados
o esos dragones enfurecidos.

Refresca, a pesar de todo,
el verano se contradice una vez más.

Y nosotros, sentados en sillas plegables,
atamos pesos al mar.

Para que no se siga alejando, dices.