EL PARTE METEOROLÓGICO ESTABA EQUIVOCADO

Este no saber qué ocurrirá
nos mantiene alertas.
Por lo demás,
es un pueblo como otro cualquiera,
el cielo cubierto,
amenazando tormenta.

Solo un par de chicos en la calle,
pasan deprisa
envueltos en sus chubasqueros.
Y el ciego que vende lotería en la esquina,
dice haber visto algo,
pero no está seguro de qué.