VIDA PRIVADA

Dijiste que no volverías a entrar
en un lugar como ese, refiriéndote a la infancia.
Los periódicos se hicieron eco de la noticia,
nuestra vida privada es una farsa.

Recuerda que tienes que pasar por la tintorería
a recoger tu vestido.
No lo dejes para el último momento.

Aún estamos a tiempo de reservar una mesa
en aquel restaurante tan caro.
¿Sabes dónde guardé la tarjeta
con su número de teléfono?