POR LA AVENIDA

Bajando por la avenida,
continuando con lo que es la mañana,
una mujer tejiendo casi en la oscuridad,
los gestos aprendidos de memoria
de tanto repetirlos,
imposible confundirse,
ya sabemos todo del día, pensamos,
ya podemos mirar hacia atrás,
así seguimos avanzando,
como si la calle no tuviera un final
ni nada nuevo que decirnos.