EN EL VECINDARIO

Piensa qué ocurriría si abrieras de repente
la puerta de tu casa.
Los leones saliendo disparados calle abajo,
asustando a las palomas,
el domador con el látigo,
persiguiéndolos en ropa interior,
los niños burlones tirándoles del rabo.

Y la anciana asomada al balcón,
sonriendo, enseñando su dentadura postiza,
a punto de aplaudir
ante tan divertido espectáculo.