CASTILLO DE ARENA

Un niño construye con paciencia
un castillo de arena en la orilla,
ajeno a la mirada obsoleta de la anciana
sentada bajo la sombrilla roja.

El cielo es una burda imitación,
opina uno de los bañistas,
apenas se sostienen las gaviotas.

¿Cuánto durará ese castillo?,
pregunta una niña a su madre.

La madre no responde, está absorta
peinando la melena de un león
que adquirió esa misma mañana
en el mercado.