EL CIELO ES UN PEDREGAL

Nos quedamos mirándolo,
tumbados en la arena.

¿Qué otra cosa hacer?
No teníamos los zapatos adecuados.