EL MAR CHOCANDO CONTRA SÍ MISMO

Subimos al monte
para ver el mar de otro modo.

Leña que ardía en nuestros ojos,
asombro que nos dejaba boquiabiertos.