HORMIGAS

Ahora tengo una hoja en blanco
como si hubiera estado nevando
en una calle
por la que no ha pasado nadie
durante los últimos días.

También tengo un puñado
de palabras negras que no dicen nada,
son hormigas o huellas
que se dejan caer sobre lo blanco
pero jamás servirán
para desandar el camino,
para saber de dónde hemos venido
o adónde podremos llegar.