ALBAÑILES

Están tirando la cocina
un par de pisos más abajo.

Los golpes de los martillos
y otras herramientas
suenan como una orquesta sinfónica.

Igual de ordenados.
Igual de insoportables.

Y fíjate en el director:
intenta echar a volar,
pero nunca lo consigue.