UN MOMENTO DE INQUIETUD

Todavía busco algo de tranquilidad
en el atardecer que ya está por aquí.
Como tú me habías avisado,
los árboles siguen estremeciéndose en el viento.
Todos esos hombres y mujeres
caminan descuidados,
se mezclan en las plazas y en los autobuses.

¿Y si miramos desde fuera?, pregunté.
Lo único que verás, respondiste,
será una calle que avanza
hacia la propia idea que tiene del pasado,
que no es algo muy distinto
de lo que es el futuro, en realidad.