ORACIÓN

Es uno de esos días
en los que podría estar lloviendo
en la salita del té.

Mis familiares saludan a la cámara
como árboles llenos de alegría.

Y mi abuela
sigue dando vueltas a su rosario,
mirando la pared blanca y rezando
para que no se termine nunca
el mundo en las televisiones.