HIERBA EN LOS TEJADOS

Pensando en la luna como si fuera un clavo
y en todas las cosas que uno construye
para que se sostengan por sí mismas.

Poco a poco, las imágenes se vuelven borrosas
en sus marcos, apago la lámpara
sabiendo que no queda mucho para el amanecer.

Y miro el cielo como si contara los escalones
que faltan para llegar a algo,
la oscuridad total y algunas estrellas

que se apoyan en la infancia de lo perdido,
como la hierba que crece en los tejados.


(Para Rafael Espejo)