UN CAMINO ESTRECHO

Vamos por un camino estrecho.
Los árboles se mueven a los lados.
Perseguimos algo,
porque siempre se persigue algo.

Poco a poco oscurece
y el cielo parece apoyarse agotado
sobre las cosas.

Se encienden algunas farolas.

Al final llegamos a una casa.
Entramos, cerramos la puerta
con llave, miramos
por la ventana.

El pasado es
lo que cabe en esa ventana.