PASEANDO CON EL PROFESOR SIMIC

La tarde como si fuera un borrador.
O el ensayo de algo
que todavía no ha llegado hasta nosotros.
El camino de tierra huyendo,
ese hombre que se aleja de un edificio
que se derrumba,
corre a ponerse a salvo.

Has de entender que el mundo
es una trampa para ratones, dijiste.
¿Somos nosotros los ratones?
¿O somos tal vez el queso que los atrae?
Pero tú no respondías.

Estabas mirando aquel árbol,
viendo un desierto en aquel árbol.