LA LUZ ADECUADA

Hopper deja a una joven durante horas
sentada sobre la cama.
Las uñas pintadas
puestas a secar en la ventana.

La luz todavía no es la adecuada,
debe pensar.

Y un amanecer sereno camina desnudo
ante el asombro de los transeúntes,
los hombros erguidos,
los pies descalzos
trazando líneas paralelas en el bulevar.