ALGO ACERCA DE LOS TRENES

Los trenes muy quietos
como los huesos de animales muertos
hace mucho tiempo,
el sol cayendo sobre ellos,
brillando en las ventanillas sucias
y brillando en la hierba humedecida
que rodea su propio silencio,
y esos otros trenes que se escabullen
por los huecos diminutos
que hallan en la mañana,
parecen alejarse de nosotros
como si llevaran en su interior,
bien guardados,
los deseos aún no confesados,
las decisiones importantes nunca tomadas,
lo que debimos decir y no dijimos.