ESCALERAS MECÁNICAS

Todo lo que ocurre está en los ojos,
es preciso que la luz toque las cosas,
nos toque a nosotros,
se caiga y se levante y se deje caer de nuevo,
cubriéndose a sí misma,
empezando una y otra vez
como un salón de baile
o las escaleras mecánicas del centro comercial,
nosotros subiendo o bajando
desde algún lugar hacia ningún lugar,
somos el agua que empujan los ríos,
nadie se pregunta qué es lo que viene después.