HABITACIONES

Dos habitaciones,
de día en una, de noche en la otra,
separadas por una puerta,
algo fácil de cruzar,
un valle primaveral por ejemplo.

Pasamos de un cuarto a otro
sin preocuparnos demasiado,
el amor es una barca
en medio de un lago
que permanece muy quieto.

A eso te referías
cuando hablabas durante la comida
sobre el tiempo que todavía
nos quedaba por delante.