CAMINANDO POR LA CALLE CUANDO YA HAN CERRADO LOS COMERCIOS

La luna se sostiene como puede
y también las prendas de ropa
en los maniquíes
que aguardan en los escaparates.

Lo que la tarde no nos dijo
es lo que ahora tratamos de averiguar,
el tiempo se va moviendo hacia nada,
esa es la manera que hemos aprendido.

¿Cuántos días con sus noches
pasan igual que autobuses vacíos?
El principio de esto se desvanece,

lo que queda
siempre es menos de lo que esperábamos.