VACÍO

De las estatuas nacen palomas
que después vuelven al cielo.

Un aire frío, esta mañana,
recorre las chaquetas,
se escapa
del ojal de los semáforos.

Tú y yo paseamos como soldados
que ya no tienen patria
a la que regresar.

Hay un espacio entre los cuerpos
que no le pertenece a nadie.

Ahí son más ciertas las ciudades,
ahí están las cosas que perdemos.