AUTOBÚS URBANO

Pasa rozando la mañana.
Lleva puesta mucha gente,
sus rostros apenas máscaras
de otros días, sus miradas
atadas a las ventanillas.

Se mezclan las voces:
como una pintura cubista
la conversación que resulta
es extraña,
pero no por ello
está carente de belleza.