ALGO QUE ESTÁ POR VENIR YA HA OCURRIDO CIENTOS DE VECES

Las ciudades son la memoria
de muchos hombres y mujeres,
reunión de imágenes
que suceden una tarde
y ocupan lentamente los espacios.

Pero también, muchas veces,
equivocamos la memoria:
abrimos la grieta de una ventana,
esa raspadura por la que mirar
el sol o la lluvia que vendrá,
con seguridad, más adelante.