MIENTRAS TANTO

Mira el mundo que salta
desde los balcones,
el silencio del cielo tan blanco
al mediodía.

La luz duele en los ojos,
siguen siendo apenas dos alfileres.

Y el río amplio
por el que baja la gente
cuando sabe a dónde se dirige.

Y tú viendo una tormenta
en el motor del autobús,
una tormenta que acabará pasando
por encima del último verano.