THE MAN IN BLACK

Un niño se acercó a mí para hablarme. Dijo: Tengo un arcoíris manchado de sangre. Dijo: El mar es una inmensa lavadora. Dijo: Hay ciudades en la mochila de la lluvia.
 
Todo estaba vestido de negro o era de noche, en el puerto los barcos hacían el muerto, los árboles arrojaban pájaros contra el aire o era invierno.
 
Retroceder no significa necesariamente alejarse del incendio.
 
En la playa los cuerpos amanecen más despacio, las huellas se dispersan, la espuma de las olas envuelve las cosas con papel de regalo.
 
Pero todo estaba vestido de negro. Todo estaba vestido de negro y el niño ya se había marchado.