VIENTO IDIOTA

Todo lo que amo se acaba perdiendo
en los cajones, algo así dice la canción.
Espero un mensaje con un lugar concreto,
ahí es donde nos encontraremos.
Después todas las calles son la misma,
ese viento trayendo y llevándose algunas cosas.

Paseamos por una ventana
abierta como un tren a medianoche,
vieja tabla de multiplicar que nunca
se equivoca. Ahora somos jóvenes,
parece una escena de alguna película
francesa. Lo que viene a continuación

son los puntos suspensivos de un parque
o la luz apagada de un abrigo colgado
de la mano sucia de una playa,
un elenco de rostros sacados de las fotografías,
alguien llamando por teléfono
para saber qué tal día hace lejos de allí.