DE TODOS MODOS NO HAY MUCHO QUE VER

Lo más probable es que nunca llegues a necesitar
la luz de todas esas estrellas,
la orquesta del día se despliega por la ciudad.
¿Y qué fue de todas aquellas ilusiones
de la infancia? El pasado también sigue esperando
en alguna parte del periódico,
solo hemos de encontrar un camino de tierra.

A pesar de la noche con sus brillos y metales
no puedes saber con certeza lo que estás viendo,
el maquillaje de las lámparas está demasiado oscuro.
Y todo esto sucede como una mano que se abre
o un edificio que se tumba.
Hay una sombra proyectada para cada cuerpo.
Hacer el amor, cubrir las necesidades básicas,
eso debería bastarnos.