LA NOCHE NO ES UNA CIENCIA EXACTA (JORGE DREXLER)

Echo de menos un invierno rubio,
una guitarra más animal que lluvia,
en tu cintura un acontecimiento.

Echo de menos al jardinero que hacía
sonar su ocarina de reproches,
la sombra en la sombra del árbol,

una noche exacta como un fósil perdido.
Y aquella bailarina, la que movía
la luz empapelada de las farolas,

la que hacía girar la ruleta
del sentimiento, volviéndolo memoria
o remordimiento en una esquina.