GIRASOLES DESORIENTADOS

Girasoles desorientados, eso es todo.
Lo fantástico del paisaje es pensar que el horizonte
es una cremallera. Qué nos espera
en las plazas cuando ya no nos espera nadie.
En los parques eólicos el mundo avanza
más deprisa.

Hacia el oeste, todo va hacia el oeste.
Pienso en el oeste como un desagüe oscuro
o un imán. Una bombilla que grita
hasta quedarse ciega. El sol que apura el paso.

Y tú has venido a decirme que el cielo es
una república de vientos torpes y estrellas alucinadas.
Cuando suenan todos los despertadores a la vez.
Anuncian algo,
pero quién sabe qué.