GIRA

Tus miedos, tus poemas. La soledad
de la mano que espera
la mano. El aire cargado de una pintura
expresionista. Y una mirada
vaciando una ventana.

La canción antes que la guitarra.
El olor a neumáticos si una carretera.
El río apagado de la lámpara dormida.

Todos los días en todas las palabras,
el eco verde de la hierba
después de ser pisada.

Qué máquina tan precisa es el mundo:
sigue girando indiferente;
siempre hay algo esperándonos delante.