APENAS UNA MÚSICA

Dentro de los portales está nevando.
Los girasoles han abandonado su trabajo
y el pintor gasta la luz de las farolas.
Volvemos a la escuela de los árboles.
Volvemos en el viento de los teléfonos.
Apenas una música la ventana abierta.
Quien teme a los lobos
juega con el cuchillo de la luna.
Las playas se acuestan en el infinito
y las cortinas recortan los rosales.
Hay nubes en los oídos del mar.
Hay barcos en el vestido del armario.
El jugador muerde las uñas de los relojes.
Quien cuenta las monedas
destiñe el sol enrollado de las alfombras.