FRONTERA

Estamos siempre
en un eterno punto de fuga.
O sería mejor,
tal vez, decir: Ya no estamos.

Construimos con el lenguaje

lo que observamos,
lo que nos observa. Todo ello
en relación a un punto
de referencia.

O solo ocupamos las fronteras.