EL AGUA SE COBIJA EN LOS RÍOS

Dijiste frío como mar abierto,
pero nadie te creyó, mayo a punto
de terminar. Anzuelo el árbol
que ya ha echado flor, grafiti

la mirada que cayó de la ventana.

Algunas personas se alejan
en las fotografías. Otras vuelven
como peonzas inagotables.

Dijiste una ciudad llena de luz,

pero nadie te creyó, pulmón
irrespirable calle abajo. ¿Para qué
quitarse entonces el abrigo?

El agua se cobija en los ríos

esperando más agua.