BÁLSAMO

Al abandonar el vagón
cambia la luz
y todo se vuelve mucho más arisco.

El mundo araña las paredes de las pupilas.

Todos caminan arrastrando sus ciudades.

En algún momento se produce
la pérdida:

La razón es bálsamo para la nostalgia.