TREINTA GRADOS


El calor se ordena

entre el sol y mis manos;
en los ojos,
bolsas de basura
y pasos de peatones.

Cruzo la ciudad 

a treinta grados.

Me pregunto qué queda

de la huella en el pie:
semilla del movimiento.