ESTATUAS


El viento es hierba negra

recorriendo todas las palabras solas
de la noche. Quiere la paloma
ser aire y en su vuelo
pierde su rastro.

Pero escucha:

el llanto de las estatuas
se alarga
y es por sus venas grises
por donde empieza siempre
la madrugada a ser día.


Poema extraído del libro Todas las fiestas de mañana