COSTURA


Algunas palabras

se abren hacia fuera,

como olas o árboles.

Es difícil vestir el silencio:

las manos conocen

el bullicio de la piel.