VENTANAS MÁS ALTAS


El sol hace gárgaras y hay

que vestirse.
La mañana que llega
paloma gris
como uñas pintadas en la acera.

Nosotros otra parte y otros

mirando las ventanas
desde ventanas más altas.

Un atlas abierto

para pasear hasta el mediodía.
Después un café
o un paraguas en flor.

Con todas las ciudades

y aún tiempo suficiente, así
estamos, gastadas las mañanas.