PECES Y LÁPICES


La tarde: arpegio

de peces y de lápices.
Hablar un piano
se ha vuelto intransitable.

Es el invierno más largo,

o el más duro,
dicen los viejos. El mar
mordió las frutas.

La noche llegó por teléfono.

Cogimos los abrigos
de hierba y caminamos
hacia un cuervo.

El alumbrado: cuerda rota

pulsada de viento.