LA MIRADA ES UN FUEGO SIN MEDIDA


la puerta está entreabierta y suena

en sus manos el árbol

la mirada es un fuego sin medida

reavívalo en el jarrón
enciéndelo en el techo de la vela

dormirán en la misma cama

el cuervo la rama y el cielo

volveremos por el mismo camino

a ver aquellas cosas
que nunca antes habíamos visto