EPÍLOGO PARA UN LIBRO QUE TODAVÍA NO HE ESCRITO


escribir como quien se viste para un banquete o un baile, esa será mi consigna a partir de hoy

¿acaso no ha sido así siempre? los naipes se caen del árbol azotado por el viento, ya no tenemos castillo alguno al que regresar

una playa significa estar solo, da igual si es por la mañana o por la noche

por las tardes el sol dice algunas cosas en las plazas y los niños corren como escaleras que se encierran

después llega una edad en la que la desnudez no significa nada o tal vez solamente estar mucho más lejos