LOUISE GLÜCK BLUES


Mientras ella rezaba

el cielo pasaba por un local
de comida rápida. Esta es
la imagen más nítida
que podrás ver de aquella noche.

Los turistas tomaban fotografías

de los ángeles
que se arrojaban desde los balcones.
Todavía nadie había inventado
el silencio o la nieve.

Ella quiso agarrar la mano

de su padre
pero la mano de su padre era
un espejo. Había leones
y había también taxis abandonados.

Mientras ella rezaba

el cielo pasaba por un local
de comida rápida.
Todavía nadie había inventado
la lluvia o las manzanas.