EL BOSQUE ES UN PENTAGRAMA


Árboles desproporcionados, gente

sacudiendo alfombras y luciérnagas
por las ventanas, niños mirando
la noche al otro lado de los paraguas.

El sol se acumula en los radiadores

y sigue calentando nuestras manos.
Si te acercas lo suficiente a un espejo
el mar acaba salpicándote.

Nos marchamos, dejamos los lugares

vacíos, un amanecer y un martillo.
El bosque es un pentagrama: ahora
solo tenemos que completarlo.

(Para Jenn)