SOLO EL VIENTO


Abro un grifo y lavo mis manos,

el cielo se marcha por el desagüe.
Todo parece estar tranquilo.

Solo el viento que entra
por la ventana abierta
mueve los hombros de los árboles
del bosque que se extiende
junto al fregadero,
mientras llega la noche a las lámparas.