POR QUÉ MIRAMOS LA ESTATUAS ESPERANDO


Dejé el corazón a los pies del cazador,

caminé hasta llegar al invierno
de un gesto. La luz del metro
desencajaba los rostros: pupila horrorizada.

Al salir, el sol era una frase sin sentido.

Una peonza girando en un vaso de agua.

Por qué miramos la estatuas esperando

que ocurra algo. La noche se borra
con otra noche. Un ruido dentro de otro.