ENTONCES ES DE NOCHE


Llama a la puerta

una lámpara, y alguien abre
el puño de mi camisa.

Entonces es de noche.

Entonces deberíamos cuidarnos

de ciertas nostalgias.

Empujo la luz

al salón, me quedo mirando
el océano de la alfombra.

Algunas cosas

nunca estuvieron tan claras.

La luna,

sobre la mesa de madera,
pide una limosna.