EL AGUA FRÍA


La noche había llegado casi

hasta el océano,
aplastando luciérnagas,
abollando estrellas.

Un hombre con coladores

en los zapatos
vaciaba el agua
del agua, dejando solo
las huellas,

mirando en ellas

lo que traerá la mañana.