UNA ÚLTIMA CANCIÓN PARA LOU REED


Todo está igual que cuando me fui,

los semáforos no nos dejan ver
el bosque. Las iglesias son residencias
para los cuervos que han perdido
su vuelo. Los ángeles de los grafitis
aún sabrán conmoverme.

Todo está igual que cuando me fui.

Ahora ya no puedo volver.