UN DÍA CUALQUIERA


Es un día cualquiera. Quieres

cruzarte con ella pero hay
solo un árbol. Qué serías capaz
de hacer ahora con un camino

de tierra. Las fuentes siguen

sudando y los pájaros de uñas
pintadas caminan por las ventanas.

Quieres cruzarte con ella pero hay

solo un árbol. Basta una cerilla
para iluminar el rostro de la nieve.

En el bolsillo de tu chaqueta

encontrarás lo que querías decir.